La nada no admite pérdidas

—Si salieron de la nada y a ella han vuelto, ¿cómo es posible que al apagarse otras hayan ocupado su lugar? —Porque la nada no admite pérdidas.

Un engendro extraordinario

Lo que nunca llegaron a saber era que podía hablar. De este hecho solo era conocedora una técnico del turno de noche que con solo intercambiar una efímera mirada a los ojos del monstruo empatizaron de forma natural…

Un mal sueño

Algo más que un mal sueño

“La espada sobresalió por la espalda del ser maléfico al cual se le cerró la boca de inmediato pero no sin antes coger con una mano el cuello de la mujer y con la otra tratar de sacarse la tizona”

La moral de la comprensión

La moral de la comprensión

Antonio satisfecho advirtió como entre los infantes no había distinción de razas ni de credos porque se unían al juego sin otro miramiento que el de la diversión. La única moral que debería prevalecer en el mundo era la comprensión.

Navío hundido en el río

La necrópolis del navío hundido

Echó un último vistazo a la necrópolis formada alrededor del navío hundido y con ágiles movimientos se elevó a la superficie

Video El dragón y la rosa, realismo ensoñado

Realismo ensoñado, un nuevo concepto

VIDEO Cuando los sueños no son sólo sueños y la realidad no es tan… real. El dragón y la rosa, un viaje a tu interior del que volverá otra persona.

Una buena reseña en libretería

Una novela para pensar

Reseña de “El dragón y la rosa” en Libretería. Esto es lo que dicen en Libretería de mi novela El dragón y la rosa:

Auténtica realidad

Está muy bien hacerse con un grupo de amigos y departir de cuestiones triviales, pero únicamente al quedarnos solos es cuando no hallamos en presencia de la auténtica realidad.

Apología de homosexualidad

Los gays habían hecho una verdadera cruzada para conseguir la normalidad de su condición y la verdad era que lo habían logrado, ya que se podían casar y tener los mismos derechos que cualquier pareja heterosexual,  pero que la forma de actuar ante el resto, sin ser conscientes, era como si fuese una especie de […]

Cólera

No dejes que la cólera te domine porque esta no te dejará vivir en plenitud.