Está muy bien hacerse con un grupo de amigos y departir de cuestiones triviales, pero únicamente al quedarnos solos es cuando no hallamos en presencia de la auténtica realidad.