Cubículo

A veces, sorteaba  la marea de un líquido, que se le antojaba pegajoso y no tenía más remedio que adaptarse a convivir con él. Lo extraño es que no se ahogase.


Al ser consciente, no llegaba a comprender, el cómo ni el porqué de hallarse alojado en ese oscuro recinto. A veces sorteaba  la marea de un líquido, que se le antojaba pegajoso y no tenía más remedio que adaptarse a convivir con él. Lo extraño es que no se ahogase. A menudo el agua le azotaba  y creaba un fortísimo oleaje, el cual sorteaba a duras penas, pero eso sí, siempre salía victorioso de la tempestad. Alguna que otra vez, notaba como una especie de palmadas que le turbaban, al mismo tiempo que escuchaba unos sonidos muy raros que no entendía. Como no tenía noción del tiempo pensaba que el espacio donde moraba cada vez se hacía más y más pequeño, lo que no sospechaba era que él, de forma paulatina, iba agrandando. Los golpes y los ruidos empezaban a fastidiarle cuando se producían al tener cogido un sueño profundo.

Un inesperado día sin saber por qué el cubículo perdió todo el agua, no sabía qué hacer ni cómo podría sortear esta anómala situación. Estaba entrando en un fuerte nerviosismo cuando de forma repentina se abrió una puerta. Algo le hacía ir directo y de cabeza hacía el dichoso portón. Notaba como a pequeños intervalos una misteriosa presión le impulsaba, por más resistencia que el opusiera, a traspasar la salida de su queridísimo habitáculo. Le resultaba imposible frenar la fuerte opresión y agotado se dejó llevar. Una vez fuera, alguien le sujetó con energía, lo levantó cabeza abajo y le sacudió una sonora palmada. Este hecho provocó el que aspirara su primera bocanada de oxígeno, y lloró…

Dónde conseguir mis novelas…

El dragón y la rosa

Un viaje entre la fantasía y la realidad a un mundo ensoñado. Un viaje lleno de suspense e intriga del que volverá una persona diferente.

¡Qué día el de aquella noche!

En un mundo donde el ego está por encima de todo, su pasión por la libertad le encerró en un Psiquiátrico. Una reflexión sobre la libertad

1 comentario en “Cubículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *