La luz del día merma con creces la capacidad de ver con total claridad la realidad que nos rodea, y la paradoja consiste en que la oscuridad nos la muestra tal y como es.