La verdad de la vida

La verdad de la vida

“Su cabeza sin saber muy bien por qué comenzó a divagar sobre el por qué la gente acudía a misa y se dijo que porque allí iban a que les revelasen la verdad de la vida”

La chica paseaba con paso desenfadado. Por la indumentaria tenía toda la pinta de ser una pasota. Pero claro, las primeras impresiones por lo general suelen ser equivocadas. Estaba cerca de un paso de peatones cuando se detuvo y soltó la mochila de los hombros, con mano experta sacó de ella una cajetilla de cigarrillos, un mechero y extrajo un pitillo el cual encendió sin prisas; le dio una profunda calada y soltó el humo con cierto deleite. Sí, ya sabía que el tabaco era perjudicial para la salud, pero pensaba que por cinco o seis cigarrillos al día tampoco se iba a morir. Alcanzó el paso de cebra y tras cerciorarse que el vehículo que venía estaba lejano, se dispuso a cruzar. Una vez en la otra acera se entretuvo echándole un vistazo a un escaparate en el que se exhibía ropa juvenil a la última moda, mientras miraba y remiraba terminó el cigarrillo. Continuó con el paseo y acertó a pasar por la iglesia del barrio. Su cabeza sin saber muy bien por qué comenzó a divagar y de entre el embrollo se interrogó sobre el por qué la gente acudía a misa y se dijo que porque allí iban a que les revelasen la verdad de la vida y cómo poder alcanzar la perfección.

Era cierto que en el tercer mundo proliferaban las misiones que paliaban en la medida de lo posible, el hambre, la salud y la educación. Sin embargo por otro también eran noticia los asuntos que los implicaban con la mafia, el banco ambrosiano y la pedofilia…

Un puaff salió de su boca sin darse cuenta y las personas que estaban cerca la miraron como si fuese un bicho raro. Las miradas le resbalaron y de forma automática en ella se perfiló una mueca burlona. Luego pensó que cómo el personal podía creer que los templos tenían el patrimonio de la verdad absoluta y no se la aplicaban para sí mismos. Sí, era cierto que en los medios de comunicación daban a bombo y platillo noticias de cómo en el tercer mundo proliferaban las misiones que paliaban en la medida de lo posible, el hambre, la salud y la educación, cuestiones muy loables por un lado, sin embargo por otro también eran noticia los asuntos que los implicaban con la mafia, el banco ambrosiano y la pedofilia…
Sí, claro estaba que eran las dos caras de la moneda y era natural porque al fin y al cabo eran seres imperfectos como los demás. Por ello, se preguntaba, dónde estaba la verdad que pregonaban. Por supuesto que ella no tenía nada en contra ni de ellos ni de los fieles que acudían con la esperanza de ser mejores, y si a estos les reconfortaba y les hacía bien para sus vidas, ella no tenía nada en absoluto que objetar. En su cabeza aumentaba el calor y como en un acto defensivo volvió a soltar la mochila y, de manera mecánica, cogió un pitillo y lo encendió. La calada fue mucho más profunda de lo normal. A lo lejos escuchó como alguien la llamaba y miró hacia el lugar para ver quién era. Al reconocer a su amigo del alma aceleró el paso para reunirse con él. Se besaron en ambas mejillas y el chico le echó el brazo por los hombros.
–¿Te apetece tomar una birrita? –la invitó el amigo.
–Vale, pero dónde la tomamos –preguntó ella.
–En el garito del Felisuco, estoy seguro que allí estará la peña y no estamos muy lejos –propuso el chico.
–Estupendo –aceptó sin pensárselo y se encaminaron hacía el lugar.
Por el camino fueron hablando de sus cosas y cuando faltaban como unos cincuenta metros para llegar, ella soltó a bocajarro aquello que el subconsciente había ido madurando durante el trayecto:
–¡Joderrr!, si la verdad la tenemos todos dentro de nosotros, para qué buscarla en otro lugar.
El amigo se paró en seco, la miró con cara de póker y a la misma vez le preguntó: ¿De qué cojones estás hablando, tía?
Ella, cogida de improviso, echó balones fuera y quitando importancia a lo que había dicho lanzó una evasiva:
–Más tarde te lo explicaré…


DÓNDE CONSEGUIR MI NOVELA “EL DRAGÓN Y LA ROSA”:


Un viaje entre la fantasía y la realidad a un mundo ensoñado. Un viaje lleno de suspense e intriga del que volverá una persona diferente.

EL DRAGÓN Y LA ROSA

 

DISPONIBLE EN OFERTA SOLO EN LIBRERÍA DESEOS→

Con dedicatoria y gastos de envío  GRATIS

Por solo 14,95€ (precio final, sin sorpresas)

 

VER AHORA ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *